Ingeniería del Menú: Generalidades que comprenden esta práctica.

El menú de un restaurante es la herramienta #1 de marketing que tiene. Es la primera impresión entre la comida de un restaurante y los clientes. En la industria de los restaurantes, las primeras impresiones son factores determinantes en la rentabilidad de cada restaurante.


El cliente promedio usualmente toma entre 3 a 4 minutos en interactuar con el menú, así que es bastante importante que se cause una buena primera impresión que lleve al cliente a tomar la decisión de qué va a comprar.


El menú no es simplemente un arte decorativo de tu restaurante, es tu herramienta más poderosa ya que interactúa directamente con los clientes. Las ganancias fluyen en el menú, y saber cómo mezclar el ambiente, el concepto, el servicio, los precios y el control de costos facilitarán la efectividad del menú.


La práctica de la ingeniería del menú es una disciplina que requiere consistencia y probablemente ayuda de un profesional (tercera persona). Una buena estrategia implementada en la práctica de la ingeniería del menú va a mostrar resultados inmediatos en las ventas y las ganancias.


Uno de los primeros pasos en la ingeniería del menú es analizar la combinación y el beneficio bruto de los elementos del menú, es decir, las comidas/bebidas que se venden. Es vital realizar un seguimiento continuo de las ventas de cada artículo del menú.


Luego de saber el estado de las ventas de cada artículo, hay que categorizar cada artículo en términos de rentabilidad y popularidad. Es importante estar pendiente de que artículos son rentables y populares, rentables pero no tan populares, no-rentables pero populares y no-rentables y no tan populares.


El precio es quizás el aspecto más complejo de la ingeniería del menú. Aquí hay una advertencia: cambie siempre los precios en pequeños incrementos, a menos que esté claro que el artículo está muy infravalorado o sobrevalorado (esta situación no debería suceder si es astuto con su competencia y permite un margen de beneficio suficiente desde el principio).


La mayoría de los artículos de los restaurantes son relativamente "inelásticos", es decir, hay un rango de precios estrecho que la gente pagará por cualquier artículo. Incluso un ligero aumento de precio provocará una caída significativa en la cantidad vendida. Si se sale de este rango, el consumidor comprará un sustituto (pedirá la ensalada de en lugar de la hamburguesa), patrocinará a su competidor o comerá en casa.


Al ajustar ciertas variables (costo, precio, ubicación del menú, presentación y promoción), puede comenzar a ganar centavos en cada artículo. Es un juego de saber cómo administrar la economía del restaurante y lo que el mercado (tus clientes) demandan.


Realice un seguimiento, luego analice sus ventas y la rentabilidad. Conozca el mercado y la base de clientes, ya que ellos son los factores más grandes que determinan la rentabilidad de un restaurante. Trate el precio, la promoción y la ubicación de cada artículo en su menú como si su negocio dependiera de ello, porque así es.


Simplemente no lo considere una rutina. Considérelo una forma de controlar sus ventas y sus resultados. Es crucial preparar a su mejor vendedor: su menú.

42 visualizaciones

¿Buscas soluciones para tu Restaurante?

Recibe más información gratuita!

Gracias por suscribirte!!!